Atención

DEFICIT DE ATENCIÓN

A nuestro cerebro llegan continuamente informaciones que no podemos procesar de forma simultanea, por lo que es necesario que exista un proceso de selección y filtro que establezca un orden de prioridades y secuencie temporalmente las respuestas en un orden adecuado en cada momento.

La atención es la encargada de realizar el proceso de selección de la información dentro del sistema nervioso. Consiste en la focalización selectiva hacia un determinado estímulo, filtrando, seleccionando, inhibiendo… las informaciones no deseadas. Hace referencia al estado de observación y de alerta que nos permite tomar conciencia de lo que ocurre en nuestro entorno. (Ballesteros 2002).

DÉFICIT DE ATENCIÓN

La atención puede ser sostenida, selectiva y dividida. (Entre otras).

La atención sostenida, es la capacidad de mantener el foco atencional resistiendo a las condiciones de distracbilidad y a la fatiga.

La atención selectiva, es la capacidad para la selección e integración de estímulos específicos, focalizando la atención en la situación elegida y desechado aquella información que no nos es relevante, para percibirla mejor. Por eso se trata de un proceso activo que en gran medida, depende de la motivación o interés de cada persona. Un alumno atiende al profesor haciendo caso omiso a las distracciones de la clase (ruídos de la calle, compañeros hablando, caída de un lápiz al suelo…).

La atención dividida, es la capacidad para responder simultáneamente a diferentes estímulos o demandas, durante la realización de una misma tarea. Podemos responder perfectamente a una pregunta mientras estamos atentos a los mandos y al juego en una pantalla.