Tensión muscular

TENSIÓN MUSCULAR

La tensión muscular se considera, uno de los síntomas de ansiedad más comunes. Diariamente la vida está llena de diversas preocupaciones y actualmente aún más. El estrés puede causar tensión muscular, incluso aunque no seamos conscientes de que estamos estresados.

La ansiedad y el estrés, hacen que los músculos se tensen. Esta respuesta es normal desde los orígenes del hombre, es decir, de lucha o huida, para sobrevivir. Ante una situación amenazante, estamos diseñados para hacernos reaccionar frente al peligro y nos preparamos física y mentalmente para sobrevivir ante esa amenaza. La respuesta hace que los músculos se contraigan por una razón muy sencilla: los músculos contraídos son una gran ventaja cuando tenemos que huir o pelear.

TENSIÓN MUSCULAR (3)

Si estamos sometidos a grandes cantidades de estrés y este se prolonga en el tiempo, se convierte en ansiedad. Nuestro organismo se confunde y no distingue entre el estrés normal que puede provocar el trabajo diario, una oposición, una entrevista de trabajo… con el temor de estar en frente de un animal salvaje. Las señales que enviamos son las mismas y son señales que le indican a nuestro cuerpo que tenemos una situación demandante frente a nosotros, pero esa situación es interpretada desproporcionadamente y entendemos que los recursos con los que contamos (nuestra fuerza) son insuficientes.

Estar estresados continuamente, mantiene nuestro organismo al límite y hace que se produzca una tensión-contracción muscular que se mantiene más tiempo del que debería, causando dolor, molestias y ciertos problemas de movilidad.